Hablemos Bien de los Demás

Preguntarse y buscar

No sabemos el bien que hacemos cuando hablamos bien de alguien. No lo sabemos porque no le conocemos, ni si él conocía o no eso de sí mismo. Hablar bien será la manera más perfecta de corrección a otra persona (tú eres más que eso, tú vales más que eso, tú eres mejor que todo lo que haces). Hablar bien será, sin duda, el mejor acompañamiento que podamos hacer a un niño o a un joven, en la familia o en la escuela, y también a su padre, a su madre, a sus hermanos, a su profesor. El mejor tacto posible, el mejor signo de compartir, la mejor relación. Hablar bien alcanza lugares inhóspitos, incluso deshabitados o cerrados por el miedo. Hablar bien implica recibir una palabra, y dejar que siga su curso volviendo a lugar del que regresó. No sé bien cómo explicarlo. Hablar bien, sin lugar a dudas…

View original post 458 more words

Advertisements